Contención emocional durante la crisis

Por: Lourdes Illescas

La crisis que estamos viviendo nos ofrece una oportunidad para reinventarnos como individuos y como sociedad.

La palabra ‘crisis’ es un sinónimo de la palabra ‘cambio’, que implica al mismo tiempo una amenaza y una oportunidad. La vida no es posible sin que se produzcan cambios. Algunos cambios son previstos; algunos incluso planeados. Otros son inesperados y muchos de ellos irreversibles.

Recordemos que en una crisis no hay una manera “buena” o única de manejarse. Cada quien la vive desde su perspectiva y aporta su experiencia y visión de la vida.

Las personas que no pueden ver la oportunidad de crecimiento ante un cambio o crisis responden de manera rígida, agresiva, o victimizada, resistiéndose y aferrándose a sus modelos conocidos. Esta respuesta genera frustración y dolor.

Las razones de la resistencia al cambio pueden ser, entre otras:

- Miedo a perder algo valioso

- Falta de comprensión de lo que sucede

- Falta de confianza en el cambio o en uno mismo

- Poca tolerancia a la incertidumbre

- Estrategias y ritmos inadecuados

- Falta de recursos emocionales, físicos y/o sociales




La incertidumbre nos puede conducir a tener sentimientos abrumadores, de ansiedad, desolación y desesperanza. Tenemos “pánico” de perder lo que conocíamos.

Cuando salimos de la zona de confort entramos necesariamente a una zona de aprendizaje; es ahí donde podemos desarrollar mejores estrategias, ajustar nuestras expectativas y flexibilizarnos y adaptarnos mejor.

Si elegimos crecer, cambiar, podemos entrar en la zona mágica, donde tenemos esperanza y reconocemos nuestra fuerza personal.

Se requieren flexibilidad y tolerancia para transitar este momento.

En lugar de vivir el aislamiento actual como soledad, abandono o privación de nuestra libertad, la podemos vivir como un proceso de contención: resguardo, cuidados, protección, salud, apoyo, recogimiento.

En un estado de contención física, se da también la contención emocional, que tiene que ver con:

- Tener esperanza

- Estimular la confianza para desarrollar habilidades propias

- Lograr el autodominio

- Recurrir y utilizar recursos internos

- Adaptarse y funcionar adecuadamente

En este período de crisis y recogimiento, podemos elegir, con flexibilidad y tolerancia, convertirnos en la persona que queremos ser, afirmar nuestros valores y colaborar con otros.

2 vistas

¿Tienes alguna duda o comentario?

TELÉFONO: 

5687-0131

  • Facebook
  • Twitter

© 2020 Todos los Derechos Reservados a Mente En Forma